Escribo esta carta recién llegado de Venezuela, donde he podido compartir la vida y milagros –uso conscientemente esta expresión coloquial- de nuestros hermanos escolapios en aquél país tan golpeado por una profunda crisis global que afecta a todos los órdenes de la vida de los ciudadanos.

 

Descarga la carta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies