Si tuviera que elegir una palabra que expresara el “tono” de nuestra fundación en Perú, me inclinaría por la palabra “comunión”. La comunión es un dinamismo plural, rico, insospechado, y produce frutos de vida, de misión y de futuro. Siempre ha sido así. Procuraré explicarme poco a poco, a lo largo de esta carta fraterna, en la que deseo compartir con todos vosotros la realidad, desafíos y proyectos de nuestra presencia escolapia en Perú, una de las tres fundaciones que la Orden ha realizado en este Año Jubilar, junto con Mozambique y Burkina Fasso.

 

Descarga la carta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies