El domingo 27 de agosto vivimos en Ochakow (Ucrania) una celebración litúrgica alegre y familiar. Con la presencia de los representantes de la Provincia de Polonia, del clero diocesano y ortodoxo, del Cónsul General de Polonia en Odessa, de los parroquianos del lugar y de huéspedes de Polonia, el Sr. Obispo de la Diócesis de Odessa-Simferopol, Mons. Bronisław Bernacki, elevó nuestra iglesia, recién edificada, al rango de Santuario de la Madonna Negra en el Mar Negro.

Nuestra presencia allí, en Ucrania central, viene del año 2008, cuando el P. Kazimierz Wójciak llegó a esa pequeña ciudad a orillas del Mar Negro y emprendió el trabajo pastoral como párroco. En aquel tiempo el garaje servía como capilla. El P. Kazimierz vivía en condiciones muy austeras, sin agua corriente y también sin las más simples comodidades. En los años siguientes, paso a paso, preparó el lugar como casa veraniega para los niños y jóvenes, logrando así el dinero para su manutención y al mismo tiempo propagando las informaciones sobre nuestra Orden entre los jóvenes de Ucrania.

Con el aumento del número de los fieles, el P. Kazimierz emprendió la construcción de la iglesia, primera en la historia de aquella ciudad, logrando dinero para las obras gracias a los retiros y predicaciones llevados a cabo por él en centenas de parroquias de Polonia y de otras organizaciones eclesiales. Gracias a la amabilidad de los religiosos del santuario de Częstochowa (Polonia), el P. Kazimierz obtuvo la copia oficial del icono de la Virgen.

Con la ayuda de muchas personas y entidades la construcción de la iglesia terminó en agosto del año pasado y ahora el Sr. Obispo decidió crear allí el santuario mariano. Al mismo tiempo, para apreciar la laboriosidad del P. Kazimierz y su compromiso en la diócesis, el Sr. Obispo le otorgó el título de “Canónigo de honor de la Catedral de Odessa”.