La jornada del sábado 18 de noviembre, en la Escuela Pía Luz Casanova de Barcelona, quedó marcada por una alegría grande. El escolapio Jordi Vilà Font, director de la misma, se ordenó presbítero, acompañado por un numeroso grupo de sacerdotes, el P. General y el P. Provincial, así como por el rector de la parroquia que nos acogía y vicario episcopal de la zona. Presidió la ceremonia el arzobispo de Barcelona, cardenal Omella. Escolapios, tanto religiosos como laicos, de Catalunya pero también llegados de otros lugares de la Orden, así como alumnos de nuestras escuelas, jóvenes de los grupos y gente del barrio, tampoco quisieron perderse esta gran celebración, que se inició por la mañana con una serie de talleres que permitieron a jóvenes y no tan jóvenes acercarse al carisma, la misión y proyectos de las Escuelas Pías.