Los Escolapios de Brasil celebran con mucha alegría las Bodas de Oro del P. Jesús el 7 de abril, a las 19 horas, en la comunidad São Judas Tadeu, Parroquia São Marcos, en Belo Horizonte.

El 30 de marzo de 1968 nuestro querido P. Hesús Guergué Lafraya era ordenado sacerdote en Pamplona, España, con 26 años. Allí trabajó en el Colegio con especial dedicación a la Formación Religiosa, Lengua y Literatura Española. Fiel a su propósito de servir a Dios, llega en misión a Brasil el 9 de septiembre de 1979, con 37 años. En los cuatro primeros años trabajó en la Parroquia Nossa Senhora das Graças, en Governador Valadares.

En 1984 llega a Belo Horizonte donde trabajó como párroco de São Marcos durante 31 años, cambiando completamente la vida de los que aquí estaban y dando inicio a un nuevo y abnegado capítulo de nuestra historia. A partir de 2015 colabora en la Parroquia como Vicario parroquial. Son innumerables las actividades de esta pastoral parroquial; celebraciones, catequesis de niños y jóvenes, procesos de educación en la fe con adultos, semanas de formación y espiritualidad.

Encontró nuestra Parroquia con estructuras bien precarias y, por eso, trabajó en la reconstrucción de varias iglesias. Dos de ellas, totalmente nuevas: Nossa Senhora do Rosário e São Judas Tadeu. Construyó también salas y aulas al lado de las iglesias para poder acompañar a niños y jóvenes en su proceso de crecimiento, siguiendo la inspiración del carisma de san José de Calasanz, con diferentes ofertas religiosas y culturales, para llevar a cabo las actividades pastorales y educativas se empeñó en la construcción del Centro Cultural, situado en el barrio Maria Goretti.

Siempre dedicó atención especial a la Evangelización y a Catequesis, impulsando retiros y encuentros de formación en el Recanto Calasanz, con los pequeños, grupos de confirmación y también de adultos. Dentro de las actividades educativas destaca la creación del Proyecto Sonoro Despertar, que cumple ahora 18 años y que actualmente goza del apoyo y reconocimiento de PUC Minas.

50 años de amor y servicio… Basta mirar a nuestro alrededor para percibir que su trabajo no ha sido en vano. La semilla lanzada continúa dando muchos y muchos frutos… ¡Eso es una bendición, es un don de Dios!

Celeste Alda

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies