En el marco del Año Jubilar Calasancio en la Provincia de México el 15 de julio fiesta de San Pompilio María Pirrotti, en la Comunidad Noviciado Joan Figueras del Celaya, Gto., en el Templo de Cristo Rey se vivieron las Profesiones Simples de los 10 novicios:

  • Arbey Zurizadaí Maldonado García de Cristo misericordioso (Prov. de México)
  • Nabor Reyes Irineo de la Inmaculada Concepción (Prov. de México)
  • Ángel Díaz Rosas de Jesús Buen Pastor (Prov. de México)
  • José Emmanuel Campa Gándara de Mons. Romero (Prov. de México)
  • José Hernández Dueñas de María Madre de Dios (Vicep. de las Californias)
  • José Alfredo Hernández Pérez de María inmaculada (Vicep. de las Californias)
  • Jesús Guadalupe de San José (Vicep. de las Californias)
  • José Ángel Gómez Palma de Mons. Romero (Vicep. de las Californias)
  • Miguel Ángel Montejo de San Pedro Apóstol (Vicep. de las Californias)
  • Daniel Cruz Santos de Nuestra Señora de la Gracia (Prov. de USA-PR)

La celebración fue presidida por el Padre General Pedro Aguado Cuesta, quien estaba de visita en la Provincia de México en la reunión general de Participación de la Orden. En la eucaristía también estuvieron presentes el P. Eduardo Pini, Provincial de Cataluña, P. Hilario Flórez, Viceprovincial de las Californias, P. Nelson Henao, delegado de USA-PR, P. Guillermo García, Maestro de Novicios, varios padres de la provincia de México y de la Viceprovincia de las Californias, juniores, algunas religiosas Escolapias y familiares y amigos de los neo-profesos y de la colonia.

También ingresaron al noviciado tres nuevos jóvenes: de la provincia de México Sergio René Alfaro y Jorge Zarazúa y de las Californias William.

En su homilía en P. General recordó que la profesión religiosa es un SÍ al llamado que Jesús le hizo a cada uno en las Escuelas Pías, a vivir de manera extraordinaria la voluntad de Dios. Les invitó a vivir su vocación como Escolapios con pasión todos los días, sabiendo que de Él recibimos las fuerzas necesarias para salir adelante.

La Provincia de México agradece infinitamente a Dios por este acontecimiento vivido en las Escuelas Pías y lo ofrecemos a Él y a nuestro Santo Padre, José de Calasanz.

Para mayor gloria de Dios y utilidad del prójimo.