A CUANTOS SABEN QUE LOS NIÑOS NOS ACERCAN AL REINO DE DIOS

Queridos hermanos y hermanas:

Celebramos la solemnidad de San José de Calasanz. Nos unimos a toda la comunidad cristiana para celebrar nuestra fe y agradecer a Dios el don de Calasanz para la Iglesia y para el mundo, de modo especial para los niños y jóvenes, ante todo los más pobres, y para las Escuelas Pías.

Estamos en pleno Jubileo de la Misericordia. Y a las puertas de la celebración del Año Jubilar Calasancio, con el que conmemoramos conjuntamente a Calasanz y su obra, las Escuelas Pías. Por eso, nuestra felicitación en el día de Calasanz es muy sencilla y alegre; es jubilosa: celebren con profunda alegría a Calasanz, compartan fraternalmente la fiesta, renueven su vocación escolapia, vivan la solemnidad de Calasanz en espíritu de misión, agradezcan al Señor el don recibido a través del carisma de Nuestro Santo Padre.

Les invitamos a vivir esta celebración con actitudes de misericordia: desde el perdón y reconciliación, desde el compromiso por los niños y jóvenes, desde el deseo de seguir aportando a la construcción de las Escuelas Pías.

Que este día 25 de agosto sea una Jornada de oración y de alegría por Calasanz y por nuestra vocación.

¡Muchas felicidades a todos!

Roma, 25 de agosto de 2016, solemnidad de San José de Calasanz

La Congregación General de las Escuelas Pías