UpToYou es una plataforma para la renovación de la educación a través de la educación emocional. UpToYou nació propiamente en octubre de 2014 pero su origen está en el 2012, cuando gracias al Programa Galileo impulsado por la Congregación General, José Víctor Orón, escolapio de la Provincia de Emaús, empieza un máster de neurociencia y cognición en la Universidad de Navarra. El máster se centró en la neuropsicología de la emoción adolescente.

Podríamos preguntarnos ¿por qué ese interés en la educación emocional? Cualquier educador que lleve años tratando con adolescentes podría responder perfectamente: la clave de una buena educación descansa en la calidad de las relaciones interpersonales entre el profesor y el alumno. Y ese encuentro tiene su propio lenguaje: el lenguaje emocional. En las emociones se hace presente la total complejidad de la vida humana y en ellas está bien vivo el mundo de las intenciones personales. Un alumno antes de estudiar matemáticas, estudia al profesor de matemáticas. Si el alumno descubre que el profesor está preocupado (o no) por él/ella, entonces las relaciones y la clase misma transcurrirá por cauces muy concretos.

El Programa Galileo tiene por objetivo favorecer la investigación para que repercuta en la mejora del ministerio escolapio. Disponer de un mayor conocimiento de la complejidad emocional humana, puede ciertamente ayudar a ello.

Son muchos los programas de educación emocional que existen y cada vez más se aprecia un creciente descontento con ellos. Sin no mucho rigor se han hecho propuestas donde el alumno es caracterizado por su comportamiento y por su autovaloración emocional. Esto ha llevado a ignorar la complejidad de la emoción y se han hecho propuestas centradas en mejorar sus comportamientos o su valoración subjetiva emocional. El cansancio y decepción de muchos profesores aumenta al ver ciertas propuestas que caen en la artificialidad, la sugestión y en la ñoñería.

UpToYou es una alternativa educacional a esos programas. Pues en cada emoción, hasta en las aparentemente más simples, toda la complejidad humana se está dando cita. Imposible entender las emociones sin hacer presente la historia personal, el mundo relacional, las intenciones de una persona, el estilo de vida, las acciones que realiza, la comprensión y significado que le da al mundo… Así pues, en primer lugar, las emociones son la vía ideal para crecer en el auto-conocimiento. Por eso en UpToYou nunca proponemos controlarlas o regularlas. Pues, controlar una emoción (promoviendo unas, reduciendo otras) sería deformar la información que nos permite conocernos. Luego, el control emocional favorece procesos de locura pues impide que accedamos a nuestra propia realidad. Y para conocer algo, lo primero es suspender el juicio, pues juzgar algo es consecuente al conocimiento, no un precedente.

Por otro lado, como en la emoción se está haciendo presente todo lo humano, tenemos que aprender a rescatar los más leves rastros de humanidad presente en cada emoción, incluso en las usualmente consideradas más destructivas. No hay acción 100% santa, ni hay acción 100% demoníaca. Podemos recordar la enseñanza de Jesús: el sembrador sembró buena semilla durante el día, pero por la noche vino el maligno y sembró cizaña. Al día siguiente los apóstoles, en un alarde de sensatez proponían quitar la cizaña. Jesús lo prohibió porque al quitar la cizaña quitarían también la buena semilla. Al final lo veremos. Y mientras tanto hay que hacer lo posible para encontrar esa buena semilla de humanidad presente incluso en las acciones dañinas y hacerla crecer. Las tendencias que generan los sentimientos proceden de ambas semillas. No se actuará igual si se identifican su procedencia. Por ejemplo, un joven que dice odiar a su padre no actuará igual si interpreta el odio como un movimiento natural ante las acciones de su padre que ve injustas, o si interpreta el odio como la experiencia de frustración por no vivir una relación de cariño con su padre. Por eso, la tendencia que genera el sentimiento dependerá de cómo se comprenda éste. Conocido el origen complejo del sentimiento, el joven puede descubrir, aun dentro de ese odio, un movimiento sano pues sin el deseo de querer llevarse bien con su padre no podría comprenderse ese odio. Esa buena tendencia encerrada en el odio, según el ejemplo, hay que hacerla crecer poniéndola en relación con la complejidad de la acción humana.

Estos dos pasos, profundizar en el auto-conocimiento y hacer crecer los rastros de humanidad, es lo que pretende hacer UpToYou. Como se ve se trata de una experiencia muy personal, que el profesor no sabrá nunca promover si él mismo no la vive. Por eso UpToYou dedica mucho tiempo en la formación del profesorado, pues ésta ocupa un año entero que arranca con una formación intensa de 35 horas grupales y otras 10 h de trabajo personal. En el resto del año se desarrollan otras actividades y talleres. Así se está haciendo a lo largo y ancho del mundo: Camerún (Bamenda, Kumbo), Brasil (Cachoirea Paulista), México (Puebla), España (Sigüenza, Pamplona, Valencia, Belorado, Bilbao).

UpToYou nació con la intención de ser un recurso para la Escuela Pía que ha traspasado con creces la frontera escolapia. Una herramienta que ahora ofrecemos a la Escuela Pía a través de este portal de Ephemerides.

Más información y contacto en www.uptoyoueducacion.com