Coincidiendo con la fiesta de San Pompilio comenzó ayer el encuentro en el que participan más de 70 jóvenes de 25 países y que culmina más de dos años de intenso trabajo, desde que en 2017 el Papa convocara el Sínodo sobre “los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”. Desde entonces ha venido reflexionando y trabajando en los más de 40 países donde los escolapios están presentes, primero desde el ámbito local, así como a nivel demarcacional y continental. Esta primera fase culminó el pasado verano con cuatro jornadas simultáneas en Yaundé (Camerún), Salamanca (España) Oaxaca (México) y Manila (Filipinas), donde más de 150 jóvenes abordaron los desafíos y las propuestas de las Escuelas Pías en este campo. Las diferentes aportaciones se recogieron en un documento marco que se presentó al Papa durante la celebración del Sínodo el pasado año, en el que también intervino el P. General de las Escuelas Pías, Pedro Aguado, presente también en el Encuentro de Oaxaca.

Durante este curso, las diferentes presencias escolapias han estudiado la exhortación postsinodal “Christus vivit”, reflexionando desde todos los ámbitos de la Orden. Durante estos cuatro días de Asamblea, más de setenta jóvenes de veinticinco países, compartirán el trabajo sobre la exhortación. El objetivo, como señala el coordinador del encuentro y Asistente General por América, Francisco Anaya “es elaborar una serie de propuestas para la vida y misión de las Escuelas Pías que se presentarán en el próximo Capítulo General de las Escuelas Pías en 2021”. “Hoy -destaca Anaya–, con el entusiasmo y el compromiso de tantos jóvenes, seguimos impulsando el sueño de Calasanz, más de 400 años después, para extenderlo a muchos lugares más”.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies