El Sínodo avanza poco a poco. Ya hemos terminado el trabajo de la primera parte, la dedicada a RECONOCER la realidad. Hemos escuchado 80 intervenciones de otros tantos padres sinodales y las aportaciones de varios jóvenes presentes en el aula y de algunos expertos invitados. Hemos dedicado doce horas a trabajar en “círculos menores” (grupos lingüísticos) sobre el Instrumentum Laboris y una mañana entera a compartir los informes de los catorce grupos.

La reflexión está siendo muy rica y participada. Es imposible recoger en un folio todas las ideas, pero os comparto algunas de las constataciones más repetidas y compartidas: la importancia de tener en cuenta la diversidad de los jóvenes y de los contextos sociales y eclesiales en los que viven; el desafío de la escucha empática; la construcción de una cultura eclesial de la escucha; el desafío del diálogo intergeneracional; asumir que los jóvenes no son el futuro, sino el presente; el continente digital; los desafíos propios de la afectividad y vivencia de la sexualidad; la lucha decidida y sistemática contra los abusos de todo tipo; la atención a los jóvenes migrantes; la solidaridad eclesial hacia las comunidades con más necesidades y menos recursos, etc.

Aparecen opciones que pueden abrir pistas nuevas: establecer en la Iglesia una dinámica organizada de “conversación con los jóvenes”; entrar a fondo en los desafíos propios de la transmisión de la fe, que no está bien resueltos en la Iglesia; profundizar en el tema del acompañamiento y del discernimiento vocacional; luchar a fondo para erradicar toda forma de clericalismo en los seminarios y casas de formación, etc.

Emerge con fuerza el icono de los caminantes de Emaús, un bello ejemplo de la escucha de Jesús, provocadora de nuevas búsquedas. Y se subrayan dos imágenes de la Iglesia que debiéramos desarrollar: la Iglesia como familia, en la que todos son importantes, y la Iglesia como escuela de discipulado. Las dos imágenes tienen un amplio desarrollo.

Estamos empezando la segunda parte del trabajo: INTERPRETAR. El objetivo es discernir sobre la realidad, para ir llegando poco a poco a propuestas y opciones.

Pero el Sínodo no son sólo los trabajos oficiales, sino las relaciones que establecemos y todo lo que se comparte en pasillo. Es muy rico escuchar a un obispo africano contarte cómo trabaja para rescatar a jóvenes destrozados por sus años de niños soldados o ver el interés que los obispos en cuyas diócesis estamos o pudiéramos estar tienen por las cosas de la Orden. Todos los días, muchas conversaciones y experiencias.

Además, en nuestra casa de San Pantaleo se hospeda uno de los expertos, Salvatore Curró, y esto también facilita que la Casa General esté “en pie de Sínodo”. Ya hemos tenido un encuentro en San Pantaleo con el cardenal Omella, arzobispo de Barcelona, y esperamos al final de la semana al cardenal Tagle, arzobispo de Manila.

Un detalle final: lo que a todos nos impacta y nos alegra es ver al Papa como uno más, conversando con uno y con otro con toda normalidad. Hoy le he entregado el informe del Sínodo Escolapio de los Jóvenes y le he explicado el proceso que hemos seguido. Es una profunda alegría saber que el Papa conoce y bendice lo que hacemos.

Pedro Aguado

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies