Con los últimos profundos temas acerca de la fidelidad y el acompañamiento a la vocación escolapia, impartidos por Juan María Uriarte, obispo de corazón escolapio, hemos concluido las jornadas de Formación Permanente en Roma. La tarde del viernes se dedica ya a evaluar el encuentro y sacar conclusiones. En adelante queda el trabajo personal y comunitario de ir renovando nuestra vida desde las claves calasancias, claves de Orden y claves de vida espiritual desde nuestra vocación que han sido trabajadas en profundidad durante estos días.

Los participantes hemos sido, por demarcaciones de origen:

De Nazaret: Carlos Retana y Juan Jaime Escobar; de Hungría, Zsolt Czeglédi, de Emaús, Carlos Palacios, Juan Carlos de la Riva y Jean de Dieu Ehemba; de Centroamérica y Caribe, Federico Calcáneo; de India, Kumar Moses, Antony Reddy y Philip Raj; de África del Oeste, Aubin Coly y Bertrand Dieme; de Italia, Andrés Dragon; de Betania Alberto Vergara y Francisco Molina; de Cataluña, Joan Prat; de Africa Central, Justin Ghani; de México, José Luis Sánchez y Juan Muñoz; de Brasil-Bolivia, Pablo Arrabal, y de Sto. Domingo de los Tsáchilas, Martintxo Gondra.

Agradecidos por lo vivido estas dos semanas, regresamos en estos días a nuestros lugares de origen con renovado entusiasmo y ganas de servir a los niños, niñas y jóvenes, especialmente a los más necesitados.