Durante nuestro peregrinar en la “Ruta Calasancia” por la ciudad de Roma hemos tenido la oportunidad de meditar la vida de San José de Calasanz recorriendo los lugares por los que él pasó, como el Palacio Colonna o la Basílica de Santa María la Mayor.

También hemos podido reflexionar sobre la aplicación del Carisma Calasancio a nuestros días y los retos que cada uno descubre en su respectiva provincias gracias a las charlas con las que el P. Jesús Guergué  y el P. Julio Alberto. El compartir de estos hermanos nuestros en lo que se refiere a sus experiencias, su vocación y su amor a la Orden, nos han enriquecido profundamente.

A lo largo de estos días, hemos recibido muchas bendiciones, además de las ya mencionadas. Entre éstas se encuentran el tener a oportunidad de saludar al Papa Francisco en persona y la de la Profesión Solemne de ocho hermanos nuestros.

En nuestro último día hemos sido testigos de la entrega de 11 Religiosos Escolapios que fueron ordenados Diáconos en la Casa General, frente a la tumba de San José de Calasanz.

Después de todo lo recibido, sólo podemos agradecer profundamente a Dios y a la Escuela Pía por tanto amor recibido durante estos días y todos nos sentimos comprometidos a seguir trabajando al servicio de la niñez y la juventud desde el Carisma Calasancio.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies