Comenzamos la versión de la reunión de los religiosos en preparación para los votos solemnes.  El 21 de julio, pasamos todo el día visitando Getafe, donde nos encontramos en fraternidad con la comunidad de los Padres Escolapios y la comunidad de las Hermanas Calasancias de Getafe.  Quien nos unió fue el padre Faustino, quien recientemente fue canonizado.  Con la alegría que caracteriza a los hermanos, nos explicaron y acercaron al corazón y alma del P. Faustino.

Algunos ecos de lo que más impresionó al joven grupo de escolapios es la humildad y la sencillez del santo.  Así como su fuerte compromiso con Dios que lo llevó a profetizar la vida cotidiana de los niños con su testimonio de ñvida.

Otro aspecto que conmovió los corazones de los 33 jóvenes de diferentes latitudes de la Orden y los cuatro continentes en los que están presentes los Padres Escolapios fue la centralidad de Jesús y María en ambos fundadores: Calasanz y Míguez. Ambos ejemplos de encarnación de la fidelidad de María al plan de Dios en ellos. Por esta razón, María no es una devoción sino un elemento constitutivo de la espiritualidad escolapia.

Finalmente, queremos decirles a nuestros hermanos, religiosos y laicos, que el trabajo de Calasanz también se está construyendo en nuestras vidas.  A través de esta visita a los lugares calasancios, nos unimos con alegría y esperanza a cada uno de los miembros de nuestra Orden amada y oramos juntos para que la providencia de Dios nos haga caminar por caminos de santidad, en clave de misión y entrega generosa.  Muchas gracias a toda la Orden Escolapia por hacer posible esta oportunidad en nuestro camino vocacional.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies