El 5 de enero, en la Ciudad de Puebla, México, se celebró una misa con los cuatro misioneros que están a punto de viajar a Guatemala para iniciar la presencia escolapia en ese país.

Dentro de los límites que permite la pandemia, hubo una significativa participación de otros religiosos, miembros de la Fraternidad, familiares y amigos.

Durante la misa fue leída una carta del Padre General en la que les invitaba a reflexionar a partir de esta frase de las Constituciones de San José de Calasanz:

“Si nuestra Obra se lleva a cabo con el esmero debido, es indudable que continuarán las insistentes peticiones de fundación en numerosos estados, ciudades y pueblos, como se ha venido comprobando hasta el presente”.

Les agradeció su disponibilidad, les pidió llevar a cabo esta obra con esmero y destacó el estilo de la comunidad que se ha configurado. Todo esto con una firme exhortación a construir una auténtica presencia escolapia.