La visita canónica general a México culminó con un encuentro de formandos. Los juniores, novicios y prenovicios tuvieron un momento de reflexión y oración con el Padre General.

Además, hubo una reunión con un grupo de jóvenes en discernimiento vocacional. Más tarde tuvieron una ceremonia en la que algunos juniores recibieron ministerios. La jornada concluyó con una cena festiva.