Una de las cosas que quedaron más claras en la reciente asamblea sinodal sobre los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional es que el citado Sínodo no es un acontecimiento puntual, sino un proceso. Estamos en proceso sinodal, y en las Escuelas Pías esto es especialmente claro desde la dinámica que estamos impulsando en el Sínodo Escolapio de los Jóvenes.

 

Descarga la carta