La presencia de Carora en Venezuela vivió el 8 de mayo un gran acontecimiento escolapio: la promesa escolapia de doce personas y la opción definitiva de catorce más. Con este paso, ya suman 40 miembros activos que se han integrado al carisma escolapio desde la Fraternidad Escolapia.

En la celebración contamos con la presencia del P. Willians Costa, nuevo P. Provincial de Centroamérica y Caribe, además de toda la comunidad religiosa, personal del colegio y fieles de la parroquia.

Carora es la primera fundación escolapia en el país, fundada por las Escuelas Pías de Vasconia en 1952. Es una presencia muy completa donde funciona el colegio Cristo Rey con 850 alumnos, la parroquia San José de Calasanz con 5 centros pastorales en barrios de la periferia, un Centro Cultural y la sede de la fundación Itaka.

Sería difícil entender la misión en nuestra presencia sin el protagonismo de los miembros de la fraternidad que ocupan lugares estratégicos en las diversas áreas pastorales de la escuela y la parroquia. Junto con la comunidad religiosa son el núcleo de la comunidad cristiana escolapia.

En un momento tan crítico para el país, el compromiso de estos hermanos es un verdadero soplo de Espíritu Santo y un signo claro de que todavía hay esperanza. Todos han apostado por seguir en el país y trabajar por la educación de la juventud.

El P: General nos escribió desde La Habana una preciosa carta donde daba gracias a los laicos por el amor a Calasanz, por el apoyo a las Escuelas Pías, por el compromiso con la misión escolapia y por el ejemplo de fe y de fraternidad. Asimismo, les pide que vivan intensamente su vocación, y que se entreguen a la misión recibida.

Finalmente, les reitera el compromiso de la Orden con la Fraternidad, y el compromiso de la Fraternidad con la Orden. Juntos construimos Escuelas Pías y juntos asumimos el sueño de Calasanz, y lo impulsamos, siempre al servicio de los niños y jóvenes.

No podíamos pedir más en una fiesta que tiene la protección de la Virgen María, la que llevo en su vientre el Señor de la Vida. Quien pone su confianza en Dios como lo hizo María, será como un árbol plantado junto a corrientes de agua, que da fruto a su tiempo y sus hojas no se marchitan (Salmo 1,3). Somos testigos de que nuestra comunidad crece porque se mantiene en muchos el deseo de seguir a Jesús, como nos enseñó María y Calasanz.

P: Javier Alonso

Rector Presencia escolapia Carora

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies