Doce niños fueron asaltados, el sábado 24 de octubre 2020, en su aula de clase por hombres armados en la ciudad de Kumba en Camerún, en el contexto del complejo conflicto que se vive en el país desde hace 4 años. Este conflicto ha causado grandes disturbios en el sector de la educación, pero muchos niños asisten a clase a pesar de todo. Estos niños querían estudiar, y siete de ellos fueron asesinados sin piedad. Ya les llaman los “mártires de la educación”. Publicamos sus nombres y sus  rostros, para tenerles presentes en nuestra oración, como hijos del santo que dio su vida por la educación de todos los niños del mundo.

Transcribimos las palabras del Papa Francisco, que se refirió a este asesinato en la audiencia general del pasado día 28 de octubre, en el Vaticano:

“Me uno al dolor de las familias de los jóvenes estudiantes brutalmente asesinados el sábado pasado en Kumba, en Camerún. Siento un gran desconcierto por un acto tan cruel e insensato, que ha arrebatado la vida de los pequeños inocentes mientras estaban en clase en el colegio. ¡Qué Dios ilumine los corazones, para que gestos similares no se repitan nunca más y para que las atormentadas regiones del noroeste y suroeste del país puedan finalmente encontrar la paz! Espero que las armas se callen y se pueda garantizar la seguridad de todos y el derecho de cada joven a la educación y al futuro. Expreso a las familias, a la ciudad de Kumba y a todo Camerún mi afecto e invoco el consuelo que solo Dios puede dar”.