En septiembre de 1996 se iniciaba una nueva comunidad escolapia en el barrio del Trompillo de Barquisimeto (Venezuela). La formaron el P. Arturo Ros y el junior Alberto Álvarez junto a una pareja de recién casados: Alberto Cantero y Beatriz de la Cuadra, de la fraternidad escolapia de Bilbao. Con mucha ilusión y no exento de dificultades, asumieron el trabajo pastoral en la parroquia y de la escuela Primaria “Monseñor Romero” de Fe y Alegría.

22 años después se constituye una comunidad para llevar la misión escolapia en la parroquia de la Transfiguración y del nuevo Liceo Escolapio “Madre de las Escuelas Pías”. Esta nueva comunidad está formada por el P. Alberto Sola, un matrimonio de la fraternidad de Carora: Alexis y Yelitza y dos miembros de la fraternidad de Barquisimeto: Carolina y Deyanira. Inicialmente, la experiencia durará un año escolar y dependerá de la comunidad de Carora y tendrá todo el apoyo de la Provincia, de la Fraternidad Escolapia y de la red Itaka, que les dará apoyo económico en lo que necesite.

El 5 de septiembre, el P. Francisco Montesinos, superior mayor de la Provincia de Centroamérica y Caribe presidió la Eucaristía de inicio en la que animó a los presentes a ser fieles a la vocación recibida de Dios y a hacer presente con el testimonio el carisma de San José de Calasanz. Asimismo, señaló como providencial que la fecha de inicio sea la fiesta de Santa Teresa de Calcuta, una religiosa apasionada por Dios y por los pobres.

Pedimos que Dios conceda a la nueva comunidad la gracia de ser un signo profético en un momento tan difícil de la historia de Venezuela y en un barrio que siempre ha vivido la lacra de la pobreza. Sin duda, el Trompillo es uno de tantos “Trastéveres” donde los escolapios viven la misión de educar a los niños más pobres en la piedad y las letras.

Calasanz escribió en las Constituciones que la pobreza será la más firme defensa de nuestra congregación(CC 137). Casi 400 años después, la misión escolapia entre los más pobres sigue siendo el motor que da vitalidad a nuestra pequeña y humilde familia religiosa.

P. Javier Alonso Sch. P.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies