El 27 de noviembre de cada año celebramos el patrocinio de San José de Calasanz sobre la Educación Popular Cristiana. Es una fecha muy esperada por todos nuestros alumnos y educadores, por todo el personal de nuestros colegios, por todos los escolapios y todos los que nos sentimos hijos e hijas de Calasanz.

Les enviamos una cordial felicitación en este día, y les invitamos a renovar, una vez más, su compromiso con el sueño de Calasanz. El proyecto educativo calasancio está más vigente que nunca, pero sigue necesitando del trabajo y del esfuerzo de todos nosotros y nosotras para poder seguir ofreciendo las mejores respuestas a las necesidades de los niños y de los jóvenes.

El Patrocinio de Calasanz adquiere, cada año, tonos especiales y, sin duda, en cada contexto es celebrado con los matices que emergen de las diversas situaciones en las que vivimos. No es posible enumerarlas todas, pero sí queremos “poner algunos nombres” a la celebración de este año.

Les invitamos a orar al Señor, por intercesión de Calasanz, para que las Escuelas Pías podamos aportar nuestro grano de arena a la paz y la concordia en aquellos países en los que en esos momentos las tensiones rasgan la convivencia; para que podamos educar en la dignidad de todos los seres humanos; para que podamos encontrar caminos para acompañar la fe de nuestros niños y jóvenes y para que sepamos acercarles a ella a quienes no disfrutan de ese don; para que podamos seguir ofreciendo espacios educativos a los niños más pobres y necesitados; para que cada vez sea mayor la identidad calasancia de cuantos formamos parte de la familia escolapia, etc.

Celebramos este Patrocinio en el contexto de la invitación del Papa Francisco a “reconstruir el pacto educativo global para reavivar el compromiso por y con las jóvenes generaciones, renovando la pasión por una educación más abierta e incluyente, capaz de la escucha paciente, del diálogo constructivo y de la mutua comprensión”. Este desafío compromete profundamente a las Escuelas Pías, fundadas por el pionero de la educación integral, para todos, como clave de un mundo mejor. Tengámoslo muy presente en esta celebración.

Son muchas los desafíos que necesitan la protección de Calasanz, nuestro patrono. Les invitamos a tenerlos presentes y a discernir, en su propio contexto, cuáles son los más significativos. Este es el sentido profundo de la celebración del Patrocinio de Calasanz. Gracias por la aportación de cada uno de ustedes en la construcción del proyecto de Calasanz.

Reciban un abrazo fraterno

La Congregación General de las Escuelas Pías.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies