En octubre de 2019 en la Pinacoteca de San Pantaleo en Roma, tuvo lugar la presentación del libro de Alessia Lirosi «UnaCofradía de mujeres en Roma. La Compañía de Santa Ana en la Iglesia de San Pantaleo entre los siglos XVII y XVIII» (Ediciones de Historia y Literatura, Roma, 2019), resultado de dos años de investigación en material documental del Archivo Histórico de la Curia General de los Padres Escolapios.

El libro ilumina en profundidad el mundo de las cofradías de mujeres, dando un amplio espacio a los valores de participación devocional, social, política y económica que cubrieron los siglos XVII y XVIII, en su especificidad de asociaciones laicas.

La Cofradía de Santa Ana fue fundada en 1640 en la Iglesia de San Pantaleo por San José de Calasanz con la intención de favorecer los aspectos devocionales de una asociación en la que las afiliadas pertenecían a la aristocracia romana.

La investigación archivística ha descubierto los Estatutos de 1700 de la Cofradía de Santa Ana, que revelan claramente la necesidad de adoptar normas para la gestión del grupo y los ingresos de las cuotas de afiliación y limosna. Los Estatutos de la década de 1700 se conservan en versión manuscrita y se incluyen en la primera parte del Registro de un Volumen que recoge las actas de las reuniones de las Hermanas. El título de estas Reglas es «Instituto de la Congregación de Santa Ana erigida sólo para Mujeres», con fecha del 17 de julio de 1700 y luego siguen las definiciones de la organización compuesta por «hermanas” o asociadas, afiliadas y suplentes. El gobierno de la asociación estaba formado por las «12 consultoras perpetuas», pero llevaban a cabo su tarea con la ayuda del Padre General de los Escolapios del momento: esto significa que de todos modos se planeó una figura masculina en la supervisión de las fraternidades femeninas. La Socia que servía como Superiora de la Cofradía de Santa Ana asumía el título de «Priora», que era atribuido por sorteo por el Padre Prefecto entre los nombres de las 12 consultoras perpetuas, y el cargo duraba un año.

El lugar de encuentro era la Iglesia de San Pantaleo, donde se conservan las reliquias de la Santa y las sepulturas de algunas hermanas. Una obra de gran devoción de la Cofradía es el lienzo con una Virgen con Niño donada en 1688 por Aurora Berti Paradisi, un lienzo que testimonia la enorme importancia del culto mariano, tanto para las asociadas como para los propios Padres Escolapios.

El material documental testimonia a lo largo del tiempo la ampliación de las asociadas también a las capas de la burguesía romana y la especificidad de las funciones de la Cofradía dirigidas a la limosna, el apoyo a las viudas y a las prostitutas, pero especialmente a las neófitas, es decir, las judías convertidas. Estas últimas en particular tenían que ser seguidas y controladas incluso después del bautismo por medio de su proceso de integración en la sociedad católica.

Esto constituyó un fenómeno social y religioso que se combinó fuertemente con la estructura consolidada del poder eclesiástico constituido por la diócesis, parroquias, conventos, monasterios, favoreciendo así la difusión de la doctrina católica. El estudio de la Cofradía de Santa Ana revela que las prácticas devocionales estaban organizadas con menos magnificencia que en otras asociaciones masculinas, probablemente porque estaba compuesta por mujeres, a las que se prohibía la participación en procesiones o ritos o ceremonias nocturnas que estaban muy extendidos en el seno de las Iglesias y Oratorios en aquel tiempo. También hay que subrayar que las asociadas de la Cofradía de Santa Ana no sólo desempeñaban un papel asistencial, sino que votaban acciones y decisiones a poner en práctica, siempre tratando de negociar sus intenciones no sólo con los Padres Escolapios, sino incluso con el Cardenal Vicario de Roma, que era responsable del control de todas las actividades de las Cofradías como obispo ordinario de la diócesis romana en nombre del Papa.

Además del análisis específico de los documentos de archivo, la autora también lleva su estudio al principal lugar de encuentro de las asociadas de la Cofradía de Santa Ana. La capilla dedicada a Santa Ana en la Iglesia de San Pantaleo se construyó después de la creación de la propia Cofradía, sustituyendo una capilla anterior dedicada a Santa Catalina de Alejandría. De hecho, en Roma la dedicación de altares a Santa Ana es constante entre los siglos XVII y XVIII.  En el altar de la capilla se encuentra un lienzo que representa a la Virgen con sus padres, rodeados de un grupo de ángeles. Poco se sabe de esta pintura, excepto que fue realizada por el pintor Bartolomeo Bosi a finales del siglo XVII, tal vez por encargo de la Priora Eleonora Baroni. En la pintura Santa Ana muestra a una niña María que lee un pequeño libro atentamente: la figura de Santa Ana se presenta como «educadora» de la Virgen. La escena representada era un tema iconográfico ampliamente utilizado en la era moderna, aunque las representaciones de Santa Ana eran más comunes y generalizadas en el acto de enseñar a la Virgen a coser. La autora del libro explica que esto fue diseñado para fortalecer entre las mujeres modelos «de actividad devota y caritativa, no sólo en el hogar, sino también dentro de las instituciones religiosas y seculares que proporcionaban educación a las mujeres jóvenes necesitadas”.  En este caso, sin embargo, se trataba de la representación de un momento de educación específicamente ético y espiritual, ya que la Cofradía de Santa Ana nunca llevó a cabo ningún tipo de actividad pedagógica para las niñas.

El libro de Alessia Lirosi omite el estudio de la Cofradía de Santa Ana a lo largo de los siglos posteriores al XVIII para dedicarle en el futuro un estudio más profundo. Sin embargo, se informa de la presencia de documentación relativa a la Cofradía de Santa Ana en el archivo histórico de la Curia General de las Escuelas Pie, hasta 1929.

Alessandra Merigliano

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies