¡La gracia de Dios no puede ser enmascarada!

Los Padres Escolapios de la Provincia de Asia-Pacífico celebraron con alegría la Profesión Solemne de Votos Religiosos del H. Nguyen Tan Phat del Santo Niño Jesús Sch. P. Dicha profesión se celebró en medio de la condición actual de la Pandemia COVID-19 en Filipinas. El P. Lily Lorona Sch. P., rector de la Casa de Formación Calasanz Juniorato 1, fue delegado por el P. Miguel Artola Sch. P., Padre Provincial, para oficiar la celebración junto con los Padres de la zona de Metro Manila; la Casa de Formación Calasanz Juniorato 2, la Casa Internacional Calasanz y la Comunidad de Novaliches.

Debido a las restricciones que trae esta pandemia, una característica distinta estuvo presente en la celebración; había que llevar la mascarilla. Sin embargo, la condición prevaleciente no impidió que la gracia de Dios, otorgada al H. Nguyen Tan Phat, floreciera continuamente en su vida como religioso escolapio. La misma gracia le permite pronunciar su compromiso de servicio de por vida a la Orden de las Escuelas Pías y a la Iglesia. En su homilía, el P. Lily compartió que, en la vida religiosa, menos es más. Es a través de estar al servicio de los que tienen menos, los niños y jóvenes pobres como un religioso escolapio será capaz de experimentar la abundancia de la gracia de Dios. En su carta, el Padre General, Pedro Aguado Sch. P., recuerda al H. Phat que recuerde siempre su nombre religioso, «del Santo Niño Jesús», ya que su vida se dedica a la educación de los niños.

La celebración nos recuerda, en efecto, la presencia amorosa y guía de Dios en medio de esta crisis. Nos fortalece en nuestro camino hacia la perfección religiosa, el camino en el que estamos llamados a vivir y profesar. Las sonrisas pueden no ser vistas detrás de esas máscaras, pero la gracia de Dios trae el rayo de alegría y satisfacción a los corazones agradecidos y sencillos porque su gracia no puede ser enmascarada!

Gerysan M. Andrino Sch. P.