El pasado once de septiembre concluyeron las jornadas pedagógicas organizadas por el Secretariado de Educación Formal de la Provincia México; ellas tenían como propósito recuperar la vivencia de docentes, padres de familia y alumnos ante la situación de confinamiento que se vivió a partir de la pandemia, que desde el mes de marzo imperó en todo el país. Las experiencias que se buscaron recuperar fueron las relacionadas con las estrategias implementadas por los docentes y directivos en cada uno de los colegios de la provincia para implementar una instrucción a distancia; el acompañamiento a padres de familia y alumnos por parte de los colegios en esta nueva modalidad; la vivencia del carisma en la misión educativa en esta situación, entre otras más.

Fue un compartir muy interesante desde el mes de julio entre los ocho colegios que forman parte de la provincia, ya que se encontraron muchas similitudes y algunas diferencias entre las formas de afrontar y percibir la contingencia alrededor del acto educativo. Para los destinatarios según el nivel educativo al que pertenecían (maternal, preescolar, primaria, secundaria y bachillerato) se contó con un mensaje por parte del P. Marco Antonio Veliz Cortés Sch. P. que como provincial motivaba al encuentro y el diálogo en cada uno de los conversatorios.

El secretariado al final redactó algunas conclusiones que a continuación se comparten:

  1. No perder el humanismo que lleva a la espiritualidad. Hoy más que nunca el binomio Piedad y Letras debe asumirse como una responsabilidad por parte de todos los colaboradores de las Escuelas Pías; no olvidando los procesos de acompañamiento a directores, profesores, alumnos y padres de familia.
  2. Comunicación respetuosa y empática a través de la tecnología. Con base en la experiencia previa, realizar las adecuaciones pertinentes para que la tecnología ayude a estrechar vínculos de comunicación sin que rompa el equilibrio de la vida laboral y la vida personal.
  3. Preocupación por el vínculo afectivo. La posibilidad de aprender de los mismos alumnos, en humildad y sencillez volverse aprendedor y saberse abajar; reconocer que en este momento todos necesitan de todos.

 

Julio Carreón Rosas

Secretariado de Educación Formal