“Importante no es pensar mucho sino amar mucho”

Teresa de Jesús. Castillo interior.

 Ver, contemplar con los ojos de Cristo

La sana distancia social por el COVID-19 ha sido el vehículo para que estuviéramos más cercanos a miles de historias que convergen en un espacio en común y que deseamos que sea más de utilidad pastoral, espiritual y educativo que de entrenamiento. Así es Dios, siempre ha sido así, cuando más difíciles han sido las cosas, hay más provecho y oportunidades en otro sentido. Siempre ha sido así. Cuando Calasanz estuvo en los más difíciles aprietos, es cuando brilló más la luz de la santidad del fundador, de la Escuela Pía, de la Iglesia, de los niños y jóvenes pobres, de los escolapios. Este momento complejo por el que transitamos, no tiene por qué no ser un llamado a ser mejores y dejar que brille la luz del resucitado en nuestras vidas y estructuras.

Confieso que he tardado mucho en escribir este artículo, donde no deseo ser el protagonista de una experiencia que la hemos ido construyendo muchos… pero sí quiero expresar en este artículo, lo que miro y contemplo con la iniciativa pastoral que es el Facebook: Juniorato Escolapios México.

Un 17 de marzo, los juniores llegaron a casa con una pregunta ¿Qué va a pasar con nosotros? Las clases habían concluido en su formato presencial por razón del COVID-19, y comenzaba una nueva etapa académica… el formato virtual.

En realidad, en ese momento no supe qué responder. Pero algo dentro de mí, sabía que debía orar y pensar, así lo hice.

Tres son las conclusiones categóricas a las que llegué:

  1. Este tema de la pandemia, nos ha agarrado por sorpresa. Nadie sabe qué hacer y cómo coordinar esta situación. Somos muchos los que hablamos y tenemos que discernir “JUNTOS” la información a la luz de Cristo.
  2. La cotidianidad a la que estábamos acostumbrados cambiará y esa sí que la podemos construir, pero hemos de buscar ahora los criterios desde los que hemos de construirla. Es un tiempo formidable de construir dinámicas nuevas. Es un tiempo de grandes oportunidades en medio de la oscuridad del miedo y la incertidumbre. Nuevos escenarios están a la puerta, nos toca a nosotros abrirles la puerta y acogerlos.
  3. No podemos quedarnos con los brazos cruzados esperando a que todo pase. Pues Dios no es así. Así que no podemos dejar abandonados a los jóvenes de los grupos de Talcoligia en modo “mute”, pues cuando regresemos, seguramente que no los encontraremos en el mismo sitio.

Así es como surgió en la comunidad “algo” que resume varias intenciones:

  1. Cuidado pastoral
  2. Acompañamiento vivencial
  3. Continuidad
  4. Ejercicio del ministerio en otro espacio de evangelización

Nos sumergimos “TODOS JUNTOS” en las redes sociales de Facebook, Instagram y YouTube de Juniorato Escolapios México. Esta experiencia educativo pastoral tiene muchas aristas que aún no encuentro cómo clasificarlas y englobarlas, quizá porque esto nació como un proyecto abierto, en construcción continua, sensible a las reacciones de las personas que siguen este acompañamiento, y sobre todo, dejar entrar la omnipotencia de Dios en este espacio, dejar que Él nos inspire para llegar a quienes Dios nos ha encargado velar y cuidar.

 

Los cimientos. Nos dejamos iluminar por el Evangelio

Juniorato “Escolapios México” en Facebook, YouTube e Instagram ha ido integrándose por diversas actividades que preparamos ahora en comunidad, en común-unión, en cooperación, en diálogo, en actitud de discernimiento, en actitud de concientizar los mensajes que se transmiten, en transparentar auténticamente lo que vivimos y lo que somos y queremos ser, y sobretodo transparentar mejor el llamado de Jesús a seguirle y a vencer nuestros miedos y dudas “JUNTOS”. Ha sido este punto formidable, que he disfrutado mucho en el acompañamiento.

La vida en el juniorato se ha vuelto una oportunidad de centrar nuestra mirada en Jesús y hacer las cosas por Él, en centrar nuestra mirada por los niños y jóvenes y ser sensibles a ellos y a su familias, en centrar nuestra mirada en las familias y la sociedad que padecemos y agonizamos en la desesperación y el miedo, pero que “JUNTOS” podemos tejer el abanico de posibilidades que nos hagan más cohesionados y más solidarios.

Jesús, el Cristo, es un acontecimiento de encarnación; y la Trinidad una real relación de comunión. Este es el modelo que deseamos promover en la práctica pastoral a través de las redes sociales. Deseamos que sea la experiencia completa de los apóstoles en Juan 21, 1-14. Incluyendo el momento de confusión cuando los apóstoles no pescaron nada durante la noche. Aunque también, deseamos -agradecidos- que provoque en muchos la experiencia de escuchar a Jesús decirnos hacia dónde hemos de tirar las redes, y de poner en la mesa del altar los pescados que son fruto del Reino de Dios entre nosotros. También acogemos las palabras del Papa en la Exhortación Apostólica Postsinodal (2019) “Christus Vivit”: Cristo Vive y te quiere vivo.

En fin, iluminar con el Evangelio la práctica pastoral es un deber nuestro, de tal manera, que no nos enorgullezcamos de los frutos obtenidos, sino que solo a Él la Gloria y el Honor. Él es quien provee, Él es quien hace crecer, pero a nosotros nos toca sembrar, y regar.

 

Las personas. La comunidad convocada

Las personas que están implicadas provienen de diversos escenarios donde el Espíritu fluye y habla distinto. Religiosos y laicos, formandos de primeros años hasta profesos de votos solemnes, jóvenes en discernimiento vocacional a jóvenes que cada día construyen su identidad escolapia por los votos, inexpertos a expertos de la comunicación, en este barco cabemos todos. Todos, incluyendo los que ven nuestros momentos pastorales, nos siguen, participan de las actividades, viven las Eucaristías con nosotros… etc. todos, formamos una nueva comunidad. Buscamos que no solo consuman un servicio, sino que vean en el servicio que prestamos, el llamado al que son convocados para participar de la construcción de los nuevos escenarios que debemos enfrentar “JUNTOS”.

Entre miedos entendibles y válidos, pero sobretodo con un espíritu de confianza y entrega, la comunidad juniorato, y poco a poco, más personas, hemos ido construyendo este espacio. No ha sido sencillo, pues lo que pensábamos que iba a ser corto, se ha ido alargando… lo que pensábamos que iba a traducirse como “descanso” se volvió en trabajo diferente… algo que pensábamos que sería solo del juniorato, sería ahora una experiencia de comunidad y comunión. Estamos experimentando, la transformación, como una dinámica que antes no nos era muy explícita, pues el ser humano es por naturaleza rutinario y ritualista… ahora no hay rituales, ni rutinas, todo es nuevo, nos transforma y nos desafía.

 

Los descubrimientos

Descubrimos la impotencia que nos da el dejar de encontrarnos presencialmente con los niños, jóvenes y familias de nuestro apostolado. La confusión que genera en nuestro interior este distanciamiento. Descubrimos que desearíamos que no nos contagiaremos para seguir sirviendo, pero sabemos que no es así.

Descubrimos que no es fácil caminar en una misma dirección aún en épocas que demandan de nosotros esta actitud. Pero que este espacio es un aerópago para generar tal dinámica.

Descubrimos que la generosidad es más significativa que la huida, el silencio, o la pasividad.

Descubrimos que el Espíritu sopla y no sabemos de dónde viene y a dónde va pero, -como le sucedió a Calasanz- hemos de estar atentos en su paso, para que no pase de improviso y se vaya.

Descubrimos que nuestros juniores tienen una semilla de renovación, una luz de esperanza, una palabra de ánimo que aún debemos saber acoger, y sostener, y dejar que su palabra y su luz nos sostenga, sobre todo a quienes piensan que no les hace falta.

Descubrimos que los laicos escolapios son fuente de energía pastoral y que nos hace mucho bien acoger el carisma que ellos poseen en su interior, pues nos interpela y mueve a dejar de ser territoriales o egoístas.

Descubrimos que esto no es nuestro, y que está abierto a ser Misión en RED, pues cuando menos lo esperamos, esto se “enredó” con Movimiento Calasanz México, el Morelos, y con la UFEC en Miami. Nos sentimos más escolapios, más en casa.

Descubrimos que ser RED, según el evangelio de Juan 21, 6-8 es un arte de escucha, de diálogo, de apertura, de alegría, de tolerancia, de comprensión, de compasión, de trabajo, de esperanza, de liderazgos compartidos, de trabajos callados y humildes. “Y la RED no se rompió…”

Descubrimos que tenemos fe, pero hemos de pedir con más fuerza la fe que nos falta, pues en medio de la noche, surgen visos de que Dios está con nosotros, y bendice el trabajo del jornalero. Pues la oración por las vocaciones y el acompañamiento a los jóvenes no ha cesado, y aún en la sana distancia social, el Señor nos sigue enviando a quienes escuchar y acompañar. Gracias Adrián por aceptar la invitación del Señor a vivir tu discernimiento dentro de la comunidad juniorato. Gracias Octavio por dejarte inspirar por el Espíritu y vivir la semana santa en clave de escucha del llamado. Gracias Justino, Luis Javier, Omar, Julen, Alam, José Luis, José, Lupillo, Patricio, Juan Francisco, Sergio, Emilio…por seguir en contacto con las fichas AVE u otros recursos, ocupados en el llamado de Dios a sus vidas.

Descubrimos que las barreras las ponemos nosotros, pero el Espíritu Santo se encarga de tejer lo dividido.

Descubrimos que vale mucho dar la vida siendo escolapio, pues es la forma en como Calasanz nos enseña a seguir a Jesús y llegar al Padre, y a los niños y jóvenes, en circunstancias como éstas que vivimos.

La Semana Santa fue excepcional, pues con poco, descubrimos que pudimos hacer y dar mucho, y que con muchos, la riqueza fue desbordante.

Descubrimos la necesidad que tenemos como Iglesia de hacer de la Red no un instrumento de evangelización sino un ambiente, un nuevo lugar teológico, desde el que también se puede transparentar la coherencia de la vida cristiana y anunciar la Palabra de Dios.

 

Desafíos

Muchos… en resumen: cambio de mentalidad, dejarnos tocar por el Espíritu del resucitado, ser jornalero de Dios a fondo.

Seguro que no lo hemos visto todo, y hemos quizá omitido algunas situaciones, de lo cual, estamos seguros que juntos lo iremos descubriendo.

Las anteriores inquietudes, en suma, son una invitación reflexiva a darnos cuenta de que requerimos formación o alfabetización digital para ejercer nuestro rol de agentes pastorales comunicadores de la Palabra de Dios desde y con las posibilidades evangelizadoras de las Redes Sociales.

Los límites entre la realidad física y la realidad virtual están tan difuminados, que ambos espacios hay que mirarlos ya como parte de la única realidad –aunque en el fondo, nada como estar cara con alguien tomando un buen café, en una buena charla, o un campamento con los chavales o jóvenes, o una reunión de tantos temas que nos convocan-. ¿Cómo hacerlo tangible? Esta es nuestra tarea como agentes de pastoral.

Nos queda como tarea pastoral seguir discerniendo, dialogando, descubriendo y planeando, cómo acercarse a esta realidad desde la espiritualidad o la santidad de la “puerta de al lado”, viendo en ella el ámbito de expresión de las aspiraciones más altas del género humano, como son la comunicación, el conocimiento y la relación.

 

Actividades que hemos encontrado hasta ahora.

  • Eucaristías entre semana
  • Eucaristías dominicales con teatro guiñol
  • Dialogando con Jesús. Hora santa
  • Catequesis juvenil. Hora con Calasanz y María
  • Catequesis con niños. Jesús y Calasancito
  • Salva a un junior
  • Cápsulas informativas de cultura vocacional, de los escolapios y de Calasanz
  • Cantos y dinámicas para grupos
  • Viacrucis, Vialucis y el triduo pascual
  • Retiro de preparación a la Pascua on-line

 

Gracias a todos por seguir poniendo su granito de arena, pues: Estamos contigo y contigo somos más.

 

Facebook: Juniorato “Escolapios México”

YouTube: Juniorato Escolapio CDMX

Instagram: Juniorato_EscolapiosMX

Visítanos, dale “Me gusta”, suscríbete, toca la campanita, comparte.

P. Julio Alberto Álvarez Díaz Sch. P.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies