Del 11 al 16 de julio en Varsovia tuvo lugar la 32ª edición de la Parafiada Internacional de Niños y Jóvenes. La Parafiada es un evento anual organizado continuamente desde 1988 con la única interrupción del año pasado producida por la pandemia. Es el encuentro más grande de Europa dedicado al deporte, a la cultura y a la fe. Los últimos años en dicho encuentro participaron más de 1000 chicos y chicas con sus maestros y maestras, entrenadores y entrenadoras, e incluso, sacerdotes y monjas de hasta 10 países, la mayoría de Europa Central y de Europa del Este. Este año participaron casi 500 personas de Polonia formando grupos de chicos que representaron sus escuelas, parroquias, clubes deportivos u otras instituciones, escolapias y no escolapias. Había posibilidad de seguir algunos encuentros vía Internet que aprovecharon los grupos extranjeros que no pudieron participar físicamente. Dos días hemos acogido a un grupo de Ucrania.

La riqueza del programa de la Parafiada está basada en la tríada estadio-teatro-templo. Se trata, pues, de la educación integral en tres dimensiones: corporal, intelectual y espiritual. Este año la competencia deportiva de la Parafiada se realizó en 22 disciplinas, como, por ejemplo, de atletismo: carreras, lanzamiento de bala, salto de longitud, luego, bádminton, ringo y los deportes colectivos: fútbol, balonvolea, baloncesto, etc. Los chicos pudieron participar en diversos concursos: de arte, de música, de teatro, de ciencia, y de talleres, este año llamado “juego de forma y de calidad de la superficie”. El tema principal de la pista formativa fue “Restart” y los actos de la oración incluyeron no sólo la palabra sino también la pantomima y los símbolos relacionados con el corazón. Como siempre, los ganadores obtuvieron medallas, diplomas, copas y premios, y después de una semana de alegría, competencia y oración con gran entusiasmo regresaron a sus casas.

P. Jacek Wolan Sch. P.