El 30 de junio tuvo lugar la reunión de la Congregación General con los miembros de la Oficina Técnica Económica de la Orden. Después de bastantes meses sin poder hacerlo, la reunión fue presencial, en Roma. El trabajo fundamental estuvo centrado en la preparación del presupuesto del nuevo ejercicio y en el esquema del informe económico que se presentará al Capítulo General.