A todos los religiosos de la Orden, y a todas las personas que se sienten identificadas con el carisma de San José de Calasanz, la Congregación General de las Escuelas Pías les desea todo lo mejor en este día tan significativo para nosotros, en el que hacemos memoria agradecida de Nuestro Santo Padre. ¡Enhorabuena y Feliz Día de Calasanz!

Este año 2021 recordamos a Calasanz con la mirada puesta en dos bellos aniversarios que celebraremos en pocos meses: el 400º aniversario de la configuración de las Escuelas Pías como una Orden religiosa de votos solemnes, y el también 400º aniversario de la aprobación de las Constituciones escritas por Calasanz, desde las que dio forma estable y definida al proyecto escolapio de vida y misión.

Este 25 de agosto hacemos nuevamente memoria de su figura, de su carisma y de su aportación a la Iglesia y a la sociedad a través de su propuesta de educación integral para todos, especialmente para quienes más la necesitan. Por eso, nuestro mensaje quiere ser una invitación a que esta Memoria se transforme en Profecía. Los cristianos conmemoramos para renovar nuestro deseo de vivir aquello que celebramos. Transformar la memoria en profecía será nuestro modo de celebrar a Calasanz.

Invitamos a todos a vivir desde lo que hemos aprendido y recibido de Calasanz, a encarnar en su vida personal, comunitaria, familiar y apostólica las opciones que convirtieron a Calasanz en fundador de un nuevo carisma en la Iglesia: la centralidad de Jesús, el Señor, en su vida, y el amor por María; el esfuerzo por consolidar su proyecto desde unas Escuelas Pías que supo amar y construir; la dedicación integral a la educación evangelizadora de los niños y jóvenes; la autenticidad vocacional, fundamento de la fidelidad; y su completo compromiso con la misión. Desde esta memoria podremos ser testigos creíbles de su profecía.

Estamos a las puertas de un nuevo Año Vocacional Escolapio. Por eso, queremos recordarles a todos ustedes, en la celebración de Calasanz, que el mejor modo de festejar a Nuestro Santo Padre es contribuir, con convicción, a la propuesta de su carisma y vocación a los jóvenes que crecen entre nosotros o que se acercan a nuestras presencias para que, si es éste el querer de Dios, puedan comprometer su vida como escolapios, al servicio del sueño de Calasanz.

Reciban un abrazo fraterno.

La Congregación General de las Escuelas Pías

Roma, 25 de agosto de 2021, solemnidad de San José de Calasanz