La Comisión Coordinadora del Sínodo Escolapio de los Jóvenes se encuentra reunida en Roma, con el objetivo de diseñar el proceso sinodal que vamos a vivir en el seno de las Escuelas Pías a lo largo de los próximos dos años. Han quedado claros los objetivos fundamentales que nos estamos planteando en este proceso, que lo consideramos uno de los principales frutos del Año Jubilar Calasancio:

  1. Acompañar el proceso eclesial propio del Sínodo convocado por el Papa Francisco y enviar a la Secretaría del Sínodo las propuestas de las Escuelas Pías.
  2. Acoger en el seno de las Escuelas Pías los trabajos sinodales, y especialmente la exhortación apostólica que en su momento publique el Papa.
  3. Desarrollar de modo significativo, en todas las demarcaciones, los procesos pastorales integrales con jóvenes, la consolidación de los dinamismos vocacionales, el desarrollo de las comunidades cristianas escolapias y el impulso de la capacidad misionera de la Orden.
  4. Llevar adelante un proceso de escucha y acogida de la sensibilidad eclesial, pastoral, vocacional y escolapia de los jóvenes, para conseguir una mayor capacidad escolapia de acompañamiento de sus procesos y un mejor dinamismo de construcción del proyecto escolapio junto con los jóvenes.
  5. Consolidar, de modo significativo, el Movimiento Calasanz en el conjunto de las Escuelas Pías.

El P. General abrirá oficialmente el proceso del Sínodo Escolapio de los Jóvenes en la ya cercana celebración de Pentecostés, a través de una carta que será enviada al conjunto de las Escuelas Pías.