Ante la crisis de refugiados causada por el conflicto entre Rusia y Ucrania, nuestra provincia ha comenzado a coordinar diversas acciones.

En estos días, desde la primera acogida el día 8 de marzo, han llegado a Peralta más de 80 personas, mujeres y niños/as casi en su totalidad. Bastantes de ellas con arraigo, personas conocidas que les acogen en su vida, y otras que todavía permanecerán un tiempo con nosotros, hasta que se puedan abrir caminos de estabilidad. Además, esta iniciativa de acogida nos ha puesto sobre la mesa la inquietud ante el tema y nos ha ayudado a ofrecernos como entidades de acogida en otros lugares; la comunidad cristiana escolapia de Jaca reflexionó sobre sus posibilidades, y alberga hoy en nuestra casa a 15 personas, y esta dinámica nos ha facilitado entrar en contacto con las entidades que regulan y organizan los acogimientos desde la administración.

En estos momentos tenemos 30 personas acogidas en nuestra casa de Peralta de la Sal y 11 en nuestro Albergue de Jaca. Esto ha sido posible a multitud de personas de nuestro entorno que de forma desinteresada se han organizado, han recogido la ayuda, la han llevado hasta Polonia y han traído a las personas refugiadas que han podido. Esperamos poder seguir colaborando con toda esta gente solidaria que ha hecho posible esta primera respuesta de emergencia cuando más se necesitaba.

En la reunión con nuestros hermanos de Polonia, sin embrago, constatamos la creciente dificultad de contactar en Cracovia y Varsovia con personas refugiadas que quieran venir directamente a España. Muchas de ellas prefieren quedarse cerca de su país, para volver a sus casas en el momento que sea posible. Después de este primer mes de guerra, parece que se empieza a organizar el flujo de refugiados a través de las agencias oficiales. De este modo, el traslado se hace en condiciones que garantizan la integridad y seguridad de las personas refugiadas.

En este contexto desde Itaka-Escolapios Emaús hemos tomado la decisión de canalizar nuestros recursos de acogida a través de las organizaciones conveniadas por el Ministerio de Migraciones y los gobiernos autónomos para la atención de las personas refugiadas. Ya estamos en contacto con algunas de ellas (Cruz Roja, ACCEM, APIP-ACAM, CEAR) para establecer acuerdos de colaboración que garanticen una atención profesional completa y el seguimiento asistencial y administrativo que precisan situaciones tan delicadas como esta. En concreto, además de las plazas activadas ahora en Peralta y Jaca, estamos en conversaciones para poner a disposición de las redes de acogida oficiales nuestras instalaciones en Vitoria, Zaragoza y Tolosa.

En la reunión de evaluación vimos que otra opción es enviar los materiales por paquetería o enviar directamente el dinero que permita comprarlos allí, para lo cual sigue activa la cuenta y el BIZUM 33475. En todo caso, mientras dure la situación de emergencia, seguiremos apoyando en lo que podamos y sea necesario.