Cada día entiendo la calidez de tu brazo, para levantarme de esa caída que hizo que mi vida fuera destrozada

HOCATI, nuestro hogar de menores celebra 15 años de proveer un hogar a niños, niñas y adolescentes en situación vulnerable, de defender sus derechos. Han sido 15 años de trabajo duro y constante, de lucha con la ilusión de que nuestros menores tengan todos los cuidados y atenciones acordes a su etapa de vida. La ilusión principal es que tengan un desarrollo integral, que les permita ser independientes rodeados de mucho amor.

Nuestra celebración no existe sin nuestros pequeños, compartimos un texto de Edwin, uno de nuestros menores que nos escribe sobre sus memorias, les escribe a sus compañeros, a sus tíos y tías y a ti, que te mantienes cerca de nosotros.

En nuestras memorias tenemos el día en que ingresamos a esta maravillosa casa. Llenos de emociones, curiosidades, nerviosismo y alegría… Finalmente entramos a la casa y nos ponemos en contacto con otros niños, sin saber que muchos de nosotros compartiremos grandes momentos durante años.

Algunos se fueron otros llegaron, pero todos coincidimos, al sentir que cada una de las tías (educadores y cuidadores) tienen un toque especial y único. Aquella tía que nos apoyó al aprender cosas nuevas. Cada día entiendo la calidez de tu brazo, sentías un sincero anhelo de darme tu mano, para levantarme de esa caída que hizo que mi vida fuera destrozada.

Gracias a tus abrazos hoy salgo a ofrecerte mi agradecimiento honesto desde el alma, has sido un gran apoyo para mí y para todos. Nos complace contar con ustedes en cada paso que damos. Les damos las gracias a todos los trabajadores que componen esta prestigiosa institución y extendemos un fraternal abrazo y saludo con la esperanza de seguir manteniendo un vínculo feliz. A todos los que conocimos y olvidamos, a los que nos conocieron y nos olvidaron; a los que recordamos y nos recuerdan. A los que amamos y ya no. A los que aún nos saludan cuando los vemos. Aunque ya no nos hablemos.

El verdadero amor surge cuando empiezas a aprender a quererte a ti mismo. No es necesario mostrar bellezas a los ciegos ni decir verdades a los sordos, basta con no mentir al que te escucha ni decepcionar al que confió en ti, las palabras conquistan temporalmente, pero los hechos, esos sí nos ganan o nos pierden para siempre.

Tu vida es como un libro, nunca brinques las páginas para ver si al final vale la pena. Mejor disfruta cada día de tu vida y llena cada una de las páginas de tus momentos más bellos y con las más hermosas memorias. Nadie en esta vida jamás es perfecto así que acéptate tal y como eres.

Ustedes son más que amigos de la casa, mi apoyo, su ayuda en momentos difíciles y mi equilibrio en momentos de plenitud. En ustedes he sentido acompañamiento cuando lo he necesitado.

Gracias a personas como ustedes, tíos y tías, se me han presentado muchas oportunidades, sus apoyos y confianza han sido clave para ayudarme a ser cada día mejor. Gracias por ser personas especiales con todos los niños.

Agradezco a todas las personas que nos han ayudado y apoyado, gracias a su ayuda lograremos seguir adelante, por eso y más les agradezco. Doy gracias a Dios porque encontró personas que nos apoyen en muchos aspectos. Gracias a Él y a todos los que están aquí, serán bendecidos por Dios y les agradecerá a ustedes también. Gracias por todo.

Edwin.