“Ad fastigium perfectae charitatis”, es decir “hacia la cumbre (y la profundidad) de la Perfecta Caridad”. Tal el lema con el que queremos caminar este año, el número 400 de nuestra aprobación como Orden Religiosa de Votos Solemnes.

Sin duda que en esto contamos con la ayuda de Dios que nos llamó a seguirlo en las Escuelas Pías. Y Él, como origen de todo llamado también envía su ayuda para que nuestra respuesta pueda ser cada día más libre, consciente y generosa.

Dice el Evangelio, que “El Señor llamó a los que quiso”. Y en nuestro caso, realmente se ha mostrado como “El que llama”.

Hemos celebrado con gran alegría y enorme gratitud el ingreso al Prenoviciado de 9 jóvenes, los cuales, sumados a los 4 de segundo año, suman un total de 13 jóvenes en esta etapa de formación. Damos gracias a Dios por este regalo y le pedimos que les conceda fidelidad.

P. Luis Maltauro