Una vez más, la Provincia USA-PR se vistió de la alegría del Señor, en la Profesión Solemne de nuestro hermano José Juan Reséndiz Sch. P., quien a sus 47 años de edad le dijo sí al Señor de modo total y para siempre, en la Capilla de Cristo Rey, Celaya, México, muy cerca de la casa noviciado de la Provincia escolapia de México.

El Hermano José Juan conoció la Orden escolapia cuando, hace años, tratando de seguir “el sueño americano”, de manera providencial, a través sobre todo del P. Alberto Moreno Sch. P., se dio cuenta que Dios tenía para él un sueño diferente: el de darle toda su vida a Él, siendo escolapio para siempre, al servicio de los niños y de los jóvenes.

Mexicano de origen, nacido en el estado de Guanajuato, el Hermano José Juan, ha seguido casi todo el itinerario de formación inicial en la Provincia de México. Ahora está a la espera de que se resuelvan sus problemas de inmigración, y pueda regresar a los USA, ya que está incardinado a nuestra Provincia de USA-PR.

La celebración de los votos solemnes se hizo en un ambiente familiar, simple y profundo, rodeado de los miembros de su querida familia, amistades y escolapios que se unieron al gozo de su entrega. Destacamos la presencia del P. Marco Antonio Véliz Sch. P., Superior Provincial de México, los novicios entrantes y los que están a punto de emitir sus votos el 16 de julio, así como todos los miembros de la comunidad del noviciado, y otros. El P. Fernando Negro Sch. P., Superior Provincial de la Provincia USA-PR, recibió sus votos en medio de una emoción incontenible en la que José Juan derramaba lágrimas de gozo y alegría.

Durante la homilía el P. Fernando resaltó el hecho de que la vida religiosa sólo puede entenderse de la experiencia de alguien que se ha encontrado con el Señor, el cual vive dentro, en su corazón, y quien, en todo momento y circunstancia, lo llama a algo siempre más grande y hermoso. La vocación religiosa no es fruto de merecimientos personales, sino de la gracia descubierta como don de Aquel que nos ha “rescatado” con su amor, y cuenta con nuestra amistad y disponibilidad.

En las breves palabras que el Hermano José Juan dirigió a la asamblea tras la comunión, hizo mención especial de sus queridos padres, ya fallecidos, pero que se hacían presentes ya que, sobre todo su madre, Doña Carmen, era una mujer feliz al constatar que su hijo también era feliz siendo escolapio. Seguro que desde el cielo te acompañará siempre, querido José Juan.

Acabo esta breve reseña añadiendo que el 15 de julio, fiesta de San Pompilio María Pirrotti, el Hermano José Juan será ordenado diácono por el Señor obispo de Celaya, Mons. Víctor Alejandro Aguilar Ledesma. Así pues, en pocos días, estamos recogiendo la cosecha de la gracia que comenzó su obra en nuestro hermano.

Además, el 17 de julio, será ordenado sacerdote el D. José Guadalupe García Jasso Sch. P., también mexicano y miembrode la Provincia USA-PR. Esto sucederá en el estado de Guanajuato.

Que estas celebraciones nos ayuden a renovar nuestros compromisos cristianos de acuerdo a la vocación recibida del Padre,tras las huellas de nuestro Santo Fundador, soñador de un mundo nuevo para la niñez y la juventud por medio de la evangelización-educación que hoy y siempre necesitan.

P. Fernando Negro Sch. P.