«La cosecha es abundante, pero los obreros son pocos«, dice Jesús en el Evangelio de Mateo 9, 38. Y Él nos invita a «pedir al Dueño de la cosecha, que envíe más trabajadores a su cosecha».  Esta ha sido nuestra súplica cada año en la mayoría de nuestras comunidades, orando por más vocaciones no sólo en nuestra Congregación sino por la Iglesia Universal. En un momento en que la respuesta vocacional está disminuyendo en muchas partes del mundo, creo que es importante para nosotros intensificar las oraciones y alentar más vocaciones a la vida religiosa y el Sacerdocio Sagrado. La Iglesia necesita vocaciones auténticas para continuar la misión de salvación de Jesucristo. La Orden de las Escuelas Pías necesita vocaciones para continuar con la Misión que el Espíritu Santo confió a nuestro Santo Fundador, San José de Calasanz.

AÑO VOCACIONAL ESCOLAPIO Noviembre 2021/22 – Una respuesta a la invitación de Jesús a Orar por más vocación en la Iglesia.  Nos complace que el Padre General y la Congregación General con motivo del 400 aniversario de la elevación de las Escuelas Pías a Orden Religiosa en la Iglesia con Votos Solemnes (1621) haya declarado otro nuevo año vocacional escolapio, dándonos la oportunidad de buscar vocaciones más auténticas para la Orden y para la Iglesia.

En nuestro contexto de la Provincia de África Central, el Señor ha estado respondiendo a nuestras oraciones y cada año nos bendice con abundantes vocaciones. Seguimos agradecidos a Él, el autor de todas las vocaciones. Nuestra forma de vida escolapia está atrayendo a muchos jóvenes a seguir a Cristo en la Orden de las Escuelas Pías. Este año como otros años, ha sido un año fructífero en la Provincia con la ordenación sacerdotal y diaconal de algunos de nuestros hermanos en Roma, Congo y Camerún: Bob STEVY, Gustave MUNDUYU y Jean Sylvain OTTOU hicieron sus Profesiones Solemnes y fueron ordenados como diáconos; mientras que Emmanuel AZIWUNG TANKENG, Armand Robbichaud KUM TEM, Levinus YULEH MBIVNJO et Alex Romaric DJIOZANG fueron ordenados sacerdotes.

Nos regocijamos y estamos agradecidos al Señor de la cosecha.

P. Evaristus Akem Ndi Sch. P.