Hoy se celebró la última jornada del XLVIII Capítulo General con la priorización de las líneas de avance, la presentación de una carta por parte del equipo de jóvenes del Capítulo y palabras finales de los Padres Capitulares.

Organizada por la Viceprovincia de la India, la eucaristía estuvo presidida por el P. József Urbán. El P. Viceprovincial Stalin Nasianse, invitó a los asistentes a “aprender de la fe, la humildad y la perseverancia de la mujer del pasaje evangélico haciendo posible acercarnos a Jesús”.

Durante la mañana, los padres capitulares han trabajado la priorización de las líneas de avance, seleccionado cada uno los apartados de cada núcleo que consideraban más importantes. Posteriormente, un equipo de padres capitulares ha recopilado las votaciones. La Asamblea Capitular ha delegado la redacción final en la Congregación General para que, respetando el espíritu capitular, pueda dar unidad a la redacción final de los núcleos.

Ya por la tarde, la Asamblea se ha hecho eco de lo acontecido estos días a través de diferentes intervenciones emocionantes. Los jóvenes han presentado una Carta al conjunto de las escuelas Pías en la que han agradecido la invitación por parte de la Congregación General a tomar parte del “futuro de la Orden”. “Gracias porque han apostado por su compromiso en medio de una realidad de desconfianza”, explican en la misiva, que han ido leyendo en los diferentes idiomas de los jóvenes. “El amor de Calasanz por los niños y su aprecio de la comunidad constituyen dos puntales del ser escolapio”, destacan en la carta. Se trata de dos valores que los jóvenes han reconocido estos días, “y nos comprometen a ser más misioneros, a promover la utopía y a seguir profundizando en el fundamento que es Jesucristo. También los miembros de la Fraternidad han agradecido lo acontecido estos días y la posibilidad de ser testigos directos de la riqueza de unas Escuelas Pías en misión compartida.

Posteriormente, la Asamblea ha agradecido el trabajo de estos días de la Provincia de los escolapios de México, así como de la comisión logística, traducción, técnicos, secretaría y comunicación con ovaciones de agradecimiento.

El P. General, en su discurso final, ha recordado la gran responsabilidad de la nueva elección ante el conjunto de las Escuelas Pías y ha destacado que el don especial del Espíritu es Jesucristo. “Somos llamados a caminar desde un único centro, Cristo Jesús, el Señor”, ha explicado a la Asamblea. “Es el Espíritu el que nos invita a transitar por sendas renovadas, que se convierten en llamadas que nos exigen nuevos pasos”, afirmó. “Por ello nos sentimos fuertemente enviados a la Misión, asumiendo que el impulso de la identidad calasancia de todas nuestras plataformas de misión debe ser siempre una tarea a impulsar” destacó.

Finalmente se llevó a cabo la firma de las actas por parte de todos y cada uno de los padres capitulares. Con el canto del Salve Regina se dio por finalizado el XLVIII Capítulo General.