Primera Parte

Esta es la constante pregunta de un niño de las Escuelas Pías en Argentina que le ha planteado al P. General en su visita a los Colegios y Hogares Calasanz.

La llegada del 7 de septiembre del P. Pedro Aguado, Superior General de la Orden y del P. Julio Alberto Álvarez, Asistente General por América a la Provincia de Argentina dio paso a una serie de encuentros fraternos entre los religiosos de la demarcación, así como de centenares de alumnos en las presencias escolapias.

Por su parte, el P. Marcelo Benítez, Superior Provincial, ha organizado la visita comenzando por la presencia en Buenos Aires, luego continuamos hacia Quimilí (donde festejamos juntos los primeros 50 años de labor escolapia y calasancia en la región), posteriormente viajamos a Córdoba para escuchar la labor vigente en el Colegio Santo Tomás y en el Colegio de las Escuelas Pías, así como el reciente Hogar Calasanz. Posterior a esta visita, nos dirigimos a las Escuelas Pías de Mendiolaza, donde desde hace 10 años ha comenzado la historia de una nueva escuela.

La visita fraterna consiste en visitar las comunidades y obras, así como de encuentros personales y comunitarios con los religiosos de tal manera que sean acompañados por la Congregación General según indica el núcleo central del 48º Capítulo General: la centralidad de Jesucristo, en la segunda clave de vida “La vida comunitaria”.

En esta segunda clave de vida se lee: “Nuestra misión, vivida con pasión y alegría, enriquece y renueva la vida comunitaria”. Un acento que reafirmamos en la experiencia vocacional de los escolapios es cómo los niños y los jóvenes “nos hacen” escolapios. Esto ha implicado para los hermanos escolapios argentinos cercanía, acompañamiento, trabajo asiduo y sistemático, trabajo colaborativo, escucha. La historia de la Provincia de Argentina ha sido marcada propositivamente estos últimos años por un trabajo arduo, tenaz, valiente y paciente con los niños y los jóvenes, la formación de docentes, y la cercanía con las familias.

Un acento importante en la visita es hacia los jóvenes en la etapa de formación inicial y los religiosos jóvenes adultos, quienes han tenido la oportunidad de conversar ampliamente de su experiencia vocacional con el P. General, y a su vez, en representación de nuestro Santo Padre José Calasanz, les ha confirmado en la vocación escolapia y en la fe.

Continuará…