«Duc en altum«, este eslogan va mucho más allá de un simple grito de reconocimiento y cautivante resonancia. Es un llamado permanente a la renovación, que se opone a que nos instalemos en una especie de letargo, capaz de amortiguar nuestro impulso de conversión, sino que nos lleva a responder generosa y confiadamente a la invitación de nuestro Señor, «avanza hacia alta mar«. Este eslogan también aumenta la conciencia, para apropiarse de la pedagogía de Dios, la de «Recomenzar siempre«. No es un reinicio estéril, sino un reinicio basado en nuestra capacidad para discernir nuestros defectos y proyectarnos a una aventura prometedora, el camino luminoso hacia donde nuestro Señor quiere guiarnos. Este Consejo Provincial, siguiendo los del pasado, forma siempre parte de este proceso espiritual, el de escuchar constantemente la Palabra de Dios y proyectarnos en el camino del peregrino, en la búsqueda de la voluntad del Señor a través de nuestro carisma.

El Consejo Provincial del año 2021 se celebró en Rufisque, en la comunidad del Monte Tabor de las Hermanas de la Presentación de María. Reunió a la congregación provincial; superiores comunitarios; responsables de las casas de formación y facilitadores de ciclos de vida: el Quinquenio, la Edad Media y el grupo de Mayores. Este encuentro es ante todo un fuerte momento de comunión, de intercambio fraterno y de profunda reflexión, durante el cual hemos profundizado en algunos de los temas destacados que dinamizan la vida de nuestra Provincia:

  • Una presentación de los IES (Instituciones Educativas y Sociales) de la Provincia. Esta presentación resumida mostró la realidad actual de nuestro IES, los retos y proyecciones para poder alcanzar de manera efectiva y eficiente todos nuestros objetivos.
  • La dimensión económica que proporcionó un análisis global de la situación económica en la Provincia. La sostenibilidad económica se está convirtiendo en un requisito en la Provincia.
  • La pastoral vocacional, que es sin duda la columna vertebral del futuro de la provincia. Este aspecto hace un llamamiento a todos los religiosos de la Provincia para que hagan suya esta actividad para cumplir los objetivos de la formación.
  • La llamada a desarrollar una cultura de archivo de todo el patrimonio de la Provincia. Hay una falta de una cultura archivística visible en la historia de nuestra Provincia. El desafío se acaba de lanzar para aprender a mantener nuestro patrimonio de archivo en lugares seguros.
  • La protección de los menores en nuestras instituciones es un imperativo. Para ello, el protocolo sobre la protección de menores debe ser trabajado en nuestras comunidades.

 

P. Bernard Manga Sch. P.

Superior de Bobigny