“Les traigo buenas noticias, que serán motivo de alegría para todo el pueblo”

Este es el anuncio del ángel a los pastores en la Nochebuena de Belén (Lc 2,10). Y ese anuncio sigue siendo cierto hoy, en esta celebración de la Navidad. En estos días acogemos la mejor noticia que nunca habíamos pensado recibir: Dios nace en un niño, y ese niño es Jesús, el Señor.

Ese niño que nace lleva consigo la plenitud del amor de Dios por la humanidad, y es la respuesta definitiva a todas nuestras preguntas y nuestras búsquedas. Por eso estamos invitados a celebrar, con hondura y alegría, el anuncio de la Navidad.

Para quienes vivimos nuestra fe en ese niño recién nacido desde el contexto de las Escuelas Pías, esta Navidad nos recuerda el compromiso que hemos asumido de anunciar esta Buena Noticia a todos los niños y jóvenes que crecen entre nosotros, y de hacerlo con la palabra, con el testimonio de nuestra vida, y desde el proyecto educativo engendrado por San José de Calasanz.

A todos los religiosos de la Orden, a la Fraternidad, a todas las personas que vivimos el sueño de Calasanz, ¡FELIZ NAVIDAD!

La Congregación General de las Escuelas Pías