Segunda Parte

El Colegio escolapio Santo Tomás en Córdoba, el Colegio de las Escuelas Pías, la parroquia del Perpetuo Socorro y el Colegio Calasanz de Mendiolaza son el contexto formativo de los doce prenovicios escolapios. Mientras que las comunidades de religiosos de los dos primeros Colegios son el soporte escolapio en la naciente obra escolar en la ciudad de Mendiolaza, la cual celebrará sus primeros 10 años de misión entre los niños y jóvenes.

En la misma ciudad de Córdoba se ha habilitado un espacio formativo y de ayuda social a niños que viven en una zona muy vulnerable y de riesgo alto de violencia y pobreza material. El Hogar Calasanz funciona en el turno vespertino y acoge a niños de la zona para ofrecerles ayuda en sus tareas, profundización en sus estudios, alimentación, y actividades culturales y deportivas. El don de servicio de muchos voluntarios (en su mayoría jóvenes alumnos y exalumnos) permite que este apoyo se haga realidad.

La visita fraterna del P. General continuó en las Escuelas Pías de la ciudad Rosario, en Córdoba. Los novicios José Gabriel y Nicolás tienen aquí su casa de formación, y colaboran con el desarrollo integral de los niños y jóvenes. Este contexto escolar les ayuda a completar su formación espiritual y calasancia para que, en su momento, profesen ser hijos de Calasanz a través de los votos religiosos.

Por otro lado, a nuestro arribo a la comunidad de Río Cuarto, el P. Joaquín Espina, el Hno. David Renella y otros muchos “Mentores” de las diversas presencias escolapias de la demarcación preparaban el encuentro del proyecto «Virtus» que se realizaría en la casa de Pontevedra, donde una cincuentena de jóvenes de entre 16 a 18 años vivirían una semana de formación cultural, teológica, cristiana y calasancia.

Después, la visita del P. General se centró en la presencia de Buenos Aires donde los encuentros personales con los juniores y la comunidad formativa enmarcaron la alegría y compromiso de los jóvenes religiosos ante su proceso de maduración en la misión escolapia. El Colegio de Buenos Aires fue la sede donde los jóvenes del proyecto «Virtus» se dieron cita para comenzar este camino de formación. Tras un intenso y fraterno diálogo con el P. General, los jóvenes “Virtus” venidos de todas las presencias escolapias de la Provincia agradecieron la presencia del P. General como 9na. Generación que participa en este proyecto.

Finalmente, la visita terminó con un recorrido capilla por capilla en el territorio parroquial que atienden los hermanos escolapios en Mar de Plata. La comunidad provincial está recuperando la presencia escolapia tanto en la Parroquia como en una escuela Jardín de niños que acoge a más de un centenar de hijos de padres muy jóvenes que viven una dinámica muy vulnerable. Este Jardín de niños está próximo a celebrar 30 años de ofrecer servicio educativo a los pequeños de la zona.

El P. General Pedro Aguado y el P. Julio Alberto Álvarez estamos muy agradecidos con los hermanos escolapios de la demarcación y con cientos de colaboradores laicos y fraternos por seguir construyendo las Escuelas Pías en este gran país. Sobre todo llevamos en nuestra oración a los niños y jóvenes que hacen de nuestra misión el reflejo de lo que Calasanz tenía por convicción: “Si no se hacen como niños, no entrarán en el Reino de los cielos” pues ellos han sido designados por Jesús como la llave que abre las puertas del cielo. Los niños y los jóvenes son quienes, al dirigir su corazón a Cristo en la perfecta caridad, contribuirán a la transformación de las costumbres de la sociedad y de la Iglesia. Gracias por toda la entrega y la acogida en esta visita fraterna.