Con mucha alegría, después de un largo tiempo de trabajo a distancia, y afrontando el desafío de convocar a los jóvenes en este tiempo de aislamiento propio de la Pandemia, pudimos dar inicio a una nueva cohorte de la Escuela Mentor.

Llamamos así a la instancia de formación que brindamos a los jóvenes laicos que colaboran con nosotros en el proyecto de pastoral juvenil con el que nos integramos al Movimiento Calasanz, el Iter Calasanz.

Durante cuatro días, ofrecimos a nuestros jóvenes candidatos un espacio de formación, de compartir, de crecimiento en la fe que viene dando mucho fruto para nuestros procesos pastorales.

Ahora el camino iniciado con ellos se abre a la esperanza para los dos encuentros que seguirán en el curso de este año.

P. Luis Maltauro