El Capítulo General se acerca a su final, la Asamblea ha retomado el trabajo sobre los núcleos con la participación de los jóvenes. Además, se ha dedicado una sesión al diálogo libre de los padres capitulares con la nueva Congregación General.

En la eucaristía de esta mañana, presidida por la provincia de Polonia, su P. Provincial Mateusz Pindelski ha hecho una reflexión sobre el Evangelio «en el que Jesús nos invita a la libertad más pura, del corazón». «Así como Calasanz acogió a todo tipo de alumnos, de diferentes clases», nosotros estamos llamados a la acogida de corazón.

Ya en la Asamblea Capitular se han abordado las líneas de avance de los diferentes núcleos capitulares y posteriormente, ya por equipos, los grupos han “afinado” el trabajo con las aportaciones definitivas de la Asamblea. La priorización de estas líneas de futuro se tratarán mañana en la Asamblea Capitular. El ritmo de trabajo sigue y las intervenciones, también de los jóvenes, enriquecen y matizan diferentes aspectos de lo trabajado.

También hubo tiempo para que la Asamblea conversara con la nueva Congregación General. En un sincero diálogo y a preguntas de los capitulares, los miembros de la Congregación mostraron su disposición de servicio; y los jóvenes agradecieron la posibilidad de participar y animaron a la nueva congregación en este sexenio que comienza. Los padres capitulares reconocieron la disponibilidad del nuevo equipo, y la necesidad de impulsar las Escuelas Pías como “una palabra para la Iglesia” poniendo en valor la riqueza de las diferentes realidades escolapias.

Finalmente, el P. Juan Carlos Sevillano expuso las novedades sobre las que están trabajando acerca del Directorio de Formación Permanente, incluyendo temas como el uso de las redes sociales o las adicciones, además de la promoción de la formación o la actualización de las nuevas realidades laicales.